El diagnóstico por imagen ha sido desde siempre una de las opciones más utilizadas para el tratamiento y prevención de enfermedades.

Es más, se podría decir que el TC y la Resonancia Magnética conforman una herramienta clave en este proceso.

Por esa razón, en Centro Médico Meisa nos gusta estar a la vanguardia en lo que a equipos de última generación se refiere.

A continuación, vamos a describir tres de los últimos que hemos incorporado en nuestras instalaciones: uno de tomografía computarizada (TC), uno de resonancia magnética (RM) y un equipo Cone Beam Computed Tomography (CBCT).

Qué son y en qué se diferencian el TC y la resonancia

Antes de pasar a ver los equipos de diagnóstico por la imagen, es preciso aclarar en qué se diferencian TC y resonancia:

  • Utiliza rayos X para la obtención de imágenes. Se utiliza principalmente para lesiones óseas, así como cerebrales, abdominales y torácicas.
  • Utiliza un campo magnético, no usa radiación. Indicada para valorar partes blandas, estructuras vasculares y osteoarticulares (hueso-músculo-articulación).

Ambas pruebas deben realizarse por un técnico especialista en radiodiagnóstico y supervisarse por un médico radiólogo.

Este tipo de pruebas en ocasiones necesitan de la administración de medios de contraste mejorando con ello la imagen para el correcto diagnóstico.

Equipos de última generación disponibles

Ahora que sabemos qué utilidad tienen el TC y la Resonancia en radiología, veamos cuáles son los equipos de última generación que existen y que hemos incorporado en Centro Médico Meisa con el fin de poner el diagnóstico por la imagen al alcance de todos.

  • Tiene 16 filas de detectores. Y es la técnica que se aplica para estudiar afecciones ligadas al abdomen y pelvis, así como las torácicas, angiografías, y lesiones óseas. También es común emplearla para analizar trastornos de columna vertebral, parénquima cerebral, trastornos cognitivos, patologías vasculares cerebrales y estudios ORL. La gran ventaja de este equipo es que aplica una dosis de radiación menor que otros sin disminuir la calidad de los detalles en la imagen.
  • Destaca y se diferencia de la tomografía en que no irradia. Esta técnica se utiliza en una gran variedad de casos, especialmente en daños en estructuras osteoarticulares y estudios de neurorradiología. En esta última área sobresale de manera específica, pues ayuda a identificar hernias discales y patologías medulares con gran eficacia. El avance de este tipo de equipos hace que también se pueda usar en áreas tradicionalmente ligadas a TC como, por ejemplo, la zona abdominal o pélvica.

Con estas incorporaciones queremos que el TC y la resonancia estén al alcance de todos, para así evitar las largas lista de esperas de hospitales públicos.

Con este gesto pretendemos contribuir al excelente trabajo que ya realizan los profesionales de estos centros y sumar agilidad al servicio.

Si quieres más información, ponte en contacto con nosotros.