Las ondas de choque, también conocidas como ondas de presión, responden a un tipo de tratamiento capaz de resolver dolencias, alteraciones o enfermedades que de otro modo requerirían cirugía.

Es una terapia que evita la aplicación de analgésicos y que permite acelerar la recuperación del individuo que la recibe.

¿Quieres saber más? A continuación, detallaremos qué son las ondas de choque y describiremos algunas de sus ventajas más notables.

Ondas de choque: qué son y para qué sirven

De forma más concreta, podemos decir que el tratamiento de ondas de choque se basa en la aplicación de ondas acústicas de alta frecuencia y energía. Estas inciden en el tejido lesionado con el objetivo de repararlo.

Normalmente, se utiliza para tratar afecciones ligadas al aparato locomotor. Y su objetivo es recuperar músculos, tendones y otros tejidos. Es especialmente útil en tendinopatías o tendinitis, tendinopatía rotuliana o fasciopatía plantar, entre otras afecciones relacionadas.

Por esa razón, las áreas en las que cobra mayor protagonismo son: fisioterapia, ortopedia, medicina deportiva, medicina regeneradora y rehabilitación.

Ventajas de la terapia de ondas de choque

Como ya hemos mencionado, la principal ventaja del uso terapéutico de las ondas de choque es que evita que el paciente tenga que someterse a una cirugía para tratar las lesiones que hemos enumerado antes.

Sin embargo, hay más. Y entre ellas, podemos mencionar:

  • Reduce la inflamación. Cuando la respuesta inflamatoria del organismo falla, rápidamente el paciente comienza a experimentar un dolor crónico que, además, viene acompañado de daños en el tejido. La aplicación de ondas de choque sirve para controlar dicha respuesta y restablecer tanto la curación como la regeneración.
  • Elimina la calcificación. Si el paciente presenta acumulación de calcio provocada, por ejemplo, por daños en los tendones, las ondas de choque actúan rompiendo esos depósitos para devolver la normalidad al tendón.
  • Frena los procesos condrales. Las lesiones condrales afectan a las articulaciones. En este caso, las ondas de choque evitan que la degeneración avance y que se tenga que recurrir a prótesis o soluciones quirúrgicas.
  • Alivia el dolor crónico. Para que entiendas el efecto terapéutico que tienen las ondas de choque en el alivio del dolor crónico, es fundamental mencionar que existe un neurotransmisor encargado de enviar la información del dolor. Lo que hacen las ondas es disminuir la concentración de dicho neurotransmisor.

Como ves, la terapia de ondas de choque es una opción que ofrece grandes ventajas para el paciente.

Si crees que puede servirte, pregúntale a tu médico. Ponerse en manos de profesionales garantiza el éxito de cualquier tratamiento y minimiza el riesgo o sus efectos secundarios.