Es un hecho que, en el presente cada vez más y más personas deciden practicar deporte de manera cotidiana, y que cada vez más personas lo hacen a un nivel de competición. Además, cada vez hay más deportistas que se introducen en los circuitos de competición a edades más tempranas. Esta situación hace que el cuerpo necesite adaptarse para “sufrir” cargas de trabajo a las cuales lo sometemos debido a la intensidad que se vive en el mundo deportivo.

Los músculos deben ser suficientemente extensibles para permitir los grados de movilidad necesarios para ejecutar correctamente los gestos deportivos, así como deben tener un nivel de fuerza adecuado y un buen sistema de percepción tanto interno como en lo referente a la relación con los músculos sinérgicos y antagonistas. Los tendones, que tienen una función similar a un muelle, necesitan absorber y transmitir todos los impactos y tensiones que vienen desde el suelo y desde los músculos a las palancas óseas.

Debido a la práctica deportiva cada vez más prematura y debida también en ocasiones al exceso de carga de trabajo a las cuales sometemos a nuestro cuerpo, que exceden en mucho los tiempos de descanso necesarios para nuestros tejidos, se producen lesiones. También existen otras causas de lesiones, como la mala programación de los gestos deportivos en lo que hace referencia al reclutamiento muscular, o debido a traumatismos externos, por poner diferentes ejemplos.

Lesiones que pueden tener diferentes grados de gravedad: desde unas simples DOMS (“agujetas”) a una sobrecarga o contractura pasando por roturas musculares y tendinosas, luxaciones, lesiones de ligamentos importantísimos como los cruzados de la rodilla, fracturas óseas o degeneración de cartílago que conllevan una artrosis prematura.

Por lo tanto, hay cada vez más necesidad de una intervención efectiva por parte del fisioterapeuta especialista en deporte, que debe trabajar siempre en el entorno de un equipo interdisciplinar que debe componer el médico deportivo, psicólogos, nutricionistas, preparadores físicos, etc.). ¿Y de qué manera me puede ayudar un fisioterapeuta como deportista?

Existen diferentes ámbitos de intervención:

  • El ámbito de la prevención, donde te podemos ofrecer, a partir del estudio de tus antecedentes patológicos y factores de riesgo, un plan de prevención de lesiones con ejercicios adaptados a tu deporte y a tus características físicas, siempre con el asesoramiento del fisioterapeuta para que los realices correctamente.
  • El ámbito de la rehabilitación, donde, gracias a los medios físicos disponibles actualmente y a los conocimientos de terapia manual, el fisioterapeuta aplicará los tratamientos necesarios para que puedas recuperarte en el menor tiempo posible de las lesiones producidas durante la práctica deportiva y diagnosticadas por el médico deportivo.
  • En último lugar, mediante la readaptación a la práctica deportiva una vez que el deportista ha recibido el alta médica pero que no tiene las capacidades necesarias para poder ejercer la práctica deportiva de modo seguro y sin riesgo de re-lesión. El fisioterapeuta te puede plantear una serie de ejercicios de readaptación para trabajar las cualidades específicas de tu deporte: velocidad, potencia, elasticidad…, etc.

Desde Centro Médico Meisa queremos empezar a poner en marcha una nueva unidad de Medicina del Deporte para poder dar este servicio imprescindible y que sigue siendo escaso aún en el sistema de sanidad pública para poder atender todas las necesidades que surjan a los deportistas durante su práctica deportiva, con el asesoramiento y la atención por parte de personal especializado en este ámbito.

Por este motivo recomendamos a los deportistas que tengan la costumbre de hacerse revisiones periódicas para conocer su estado de salud, especialmente en periodos de pretemporada o de pre-competición, donde suele existir un aumento en la intensidad del entrenamiento y de las cargas de trabajo.

¿y tú? ¿Ya te has puesto en buenas manos?