Los beneficios de practicar deporte y tener una vida activa son ampliamente conocidos. Entre ellos podemos destacar la pérdida de peso, el aumento de energía, la mejora del estado de ánimo o el incremento de la calidad del sueño.

Sin embargo, empezar a hacer deporte no es sencillo. Y menos, adquirir una rutina saludable que nos invite cada día a practicarlo.

Por ello, a continuación, desde el Centro Médico Meisa queremos compartir contigo algunos consejos que te lo pondrán más fácil. Pero recuerda realizar antes de ponerte a ello un reconocimiento médico para constatar que está todo en orden para practicar deporte de forma saludable y con todas las garantías. ¡Empecemos!

Cómo empezar a hacer deporte y cuidarse

Los comienzos no son fáciles para nadie. Sea lo que sea que te propongas, siempre existe una resistencia que te impide avanzar en el cambio.

En el caso de practicar deporte, esta resistencia puede ser la falta de costumbre, de motivación o el cansancio del día a día.

Aun así, te podemos garantizar que cuando rompas estas barreras, abandones el sedentarismo y conviertas el deporte en un hábito diario, tu cuerpo te lo agradecerá. Y lo mejor de todo: no supondrá ningún esfuerzo realizarlo.

Sigue estos consejos y muy pronto tendrás una rutina saludable:

  • Elige un tipo de ejercicio que te guste. Para empezar a cuidarse es preciso elegir una actividad física que te divierta. Esto te ayudará a ponerte menos excusas a la hora de practicarla. Por ejemplo, si te gusta bailar, puedes empezar por clases de baile o zumba. Y si te gusta caminar, puedes hacer rutas de senderismo en grupo.
  • Ponte objetivos asequibles y ve ampliándolos poco a poco. El primer día probablemente estés cansado a los 5 minutos de practicar deporte. Empieza con una actividad de intensidad baja y ve aumentando con el paso de las semanas para evitar el abandono.
  • Procura hacer ejercicio siempre a la misma hora. Esto hará que integres el hábito en tu día a día con mayor facilidad.
  • Date tu recompensa. Además de los beneficios para la salud, practicar deporte puede convertirse en un motor motivacional que puedes activar a cambio de recompensas.
  • Evalúa los resultados. Cuando veas que consigues bajar de peso, aumentar tus niveles de energía o descansar mejor, sentirás que ha valido la pena. Y eso te empujará a seguir con tu hábito de practicar deporte.

¿Listo para comenzar? Estamos convencidos de que siguiendo estos pasos comenzarás a practicar deporte muy pronto. ¡Ponte tus zapatillas y a sudar!